La luz: una creación Divina.

Y dijo Dios: Hágase la luz; y la luz se hizo. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.”

Así es, la luz es una creación divina, y ¡sí que lo es! ¿Qué sería de nuestra vida si no existiera la luz? O ¿qué sería de nosotros si no tuviéramos acceso a la iluminación? Pensar en ello es nos ubica en un plano triste, frío, desolador. Pero no es así, la luz es un don, es decir, es un regalo, lo tenemos para nuestro servicio y alegría, para nuestro trabajo y descanso. Es una creación y un regalo divino y como toda creación Divina, la luz evoca perfección y amor., Es así, la luz efectivamente, disipa los miedos, llena de alma y vida, remite a lo vital, a lo tierno, a lo bueno y conecta con necesidades profundas del ser humano, como, por ejemplo: ¡la seguridad!  La seguridad interior, la de nuestro ser, la seguridad exterior frente a lo tangible, a lo físico. Tanto en la primera como en la segunda, la iluminación tiene un efecto esencial: espiritual y físico.

En contraposición de la luz nos encontramos con las tinieblas que conectan con la contraparte insegura y temerosa del ser humano, en las tinieblas los miedos se acrecientan, las inseguridades se fortalecen y todo calor humano se esfuma.

Comprendemos entonces que, pensar en la luz de nuestro entorno es algo que tiene tanta importancia como la calidez de alma que queramos tener, la calidad de vida que proporcionemos para nosotros y los nuestros. Este blog es una invitación a reflexionar y pensar en cómo utilizar ese maravilloso don: ¡la iluminación! Para que en conexión con lo que somos nos apropiemos de ella, de su calidez, del amor que podemos expresar por su intermediación, el significado y el sentido que le podemos dar a nuestros espacios: dejar que hablen, que cuenten historias. Que nuestros anhelos luminosos vivan y todas las tinieblas se disipen y se abra el espacio para los sueños, para la vida, para la luz interior.

Les quiero dar una calurosa y luminosa bienvenida a Clarté, un espacio para que reflexionemos acerca de la iluminación: su correcta aplicación en diferentes espacios.  Su real efecto en el confort, la productividad, la salud, la propia identidad… 

Clarte, ilumina tus sueños.